Genealogía

El  Cortijo surge o nace en 2014 a partir del interés de su promotor por invitar y reunir a un grupo de amigos y compañeros de la Facultad de Bellas Artes, en el cortijo de sus abuelos, situado en las afueras del pueblo de Navas de San Juan (Jaén). Todo ello con el fin de pasar una semana de convivencia y creación, a modo de retiro espiritual.

Más adelante y sin medios económicos, se conformaron las entonces Jornadas de Arte El Cortijo, Encuentros de Creación Independiente en el Medio Rural que buscaban establecer un punto de diálogo entre el arte y el entorno/lugar en cual se ubicaban. En este II Encuentro tuvieron lugar las primeras propuestas de participación abiertas, es decir, se comenzaron a hacer los primeros debates, charlas y presentaciones abiertas al público, así como también se generó un espacio de intervención artística abierto al público (action spaces) y proyecciones al aire libre.

IIJORNADASDEARTE

Encuentros de Creación Independiente (El Cortijo)

El proyecto nació entonces con la premisa de hacer del mero lugar, el cortijo, un espacio de encuentro donde pudieran converger diversas propuestas y acciones artísticas que lograsen establecer un diálogo con el entorno y proporcionar así una imagen mucho más encantadora y viva del paisaje. Surge así, con el fin de darle poco a poco al lugar una ambientación de “festival de arte emergente”, gracias a la participación y a la acción recíproca de los artistas invitados en relación con el medio y los recursos presentes en el, logrando con ello un enriquecimiento mutuo entre artista, público y paisaje.

Encuentros de Arte en el Medio Rural (Navas de San Juan)

En su III edición (2016), los ahora Encuentros de Arte, lanzaron su I Convocatoria abierta como Residencia Artística partiendo del lema “ARTE, SOCIEDAD Y TERRITORIO”, filosofía en la que se engloba el proyecto y en el que participaron propuestas de arte social, de  intervención en el espacio publico y de producción e investigación artística en el entorno rural o en el medio natural. Todas ellas con una implicación de participación colectiva por parte de los vecinos y vecinas de Navas. De este modo se pretendía construir y generar sinergias en torno al territorio y el contexto social, posibilitando precisamente la participación abierta de los vecinos/as en los procesos creativos o en la colaboración y creación artística de los mismos; generando un espacio común donde compartir e intercambiar ideas, que a su vez dieran lugar a una simbiosis entre agente local, artista y paisaje. Es decir, nuevos espacios de intervención y prácticas artísticas contemporáneas donde se pudiera fomentar el arte y la cultura en colectividad y en compromiso con lo rural.

Esta vez, el III Encuentro de Arte surgió con la colaboración de Silvia Siles y Esperanza Calle, como nuevas integrantes del Equipo de organización, donde las jornadas transmutaron y expandieron sus fronteras para establecer así otro punto de conexión que permitiera hablar del territorio -entre la naturaleza y el contexto social y rural de Navas de San Juan-. De esta manera, el proyecto se trasladó al contexto físico y social del pueblo, lo que facilitaría nuevos encuentros (y más directos) con los lugareños y lugareñas de Navas; acogiendo así y por primera vez una convocatoria abierta para artistas en el marco de los Encuentros de Arte EL CORTIJO.

Breve manifiesto: los Encuentros de Arte EL CORTIJO, manteniendo su formato original de Residencia Artística, proponen una interacción con el público y el territorio, en el estudio de lo local, donde los propios habitantes sean partícipes en y de los procesos de creación de los artistas.

En la actualidad, el proyecto da otro paso más en el proceso de transmutación y finalmente se define como Encuentros de Arte el Medio Rural, conservando así su formato de Residencia ArtísticaEl Cortijo, en esta ocasión como espacio simbólico, se traslada o fija su asentamiento en el pueblo de Navas, planteando su II Convocatoria (2018) en adelante como encuentros temporales que se celebrarán cada dos periodos estivales. La idea de “mutación” está presente desde el inicio del proyecto a medida que tienen lugar los diferentes encuentros. El proyecto busca contagiarse y retroalimentarse de las diferentes experiencias (feedbacks) que se van originando durante dicha trayectoria por parte de todas las personas que van pasando por los diferentes encuentros. En este proceso de evolución o de nomadización-transmutación se encuentra presente el tiempo que da lugar a la transición de un estado a otro, así como los diferentes actos que se van sucediendo entre un periodo y el siguiente, conservando la esencia y dinámica inicial que dió forma a EL CORTIJO, la idea de asentamiento temporal en constante estado transitivo.

 

Anuncios